ArtículosCiclosofía

¿Qué es esto del gravel?

Cada poco tiempo surge en los foros, redes sociales, barras de bar… el recurrente tema de moda: ¿Qué es esto del gravel?.

Para contestar a esta pregunta, cada persona da una respuesta en función de su experiencia vital (con todo lo que ello implica). Por lo tanto, en este artículo no encontrarás ningún dogma de fe, ni ningún decálogo de lo que es o no es el gravel. Tan solo te doy una opinión totalmente personal, en función de mi experiencia vital (con todo lo que ello implica). Puede que estés de acuerdo, o puede que no. Puede que te de un nuevo punto de vista, o quizá pienses que es una ciclosofada algo trasnochada. En cualquier caso, aquí está mi visión del asunto.

Para entendernos cuando estamos hablando de algo, necesitamos poner nombre a las cosas. Si no, sería complicado concretar. Pues bien, el término gravel, mas o menos es algo nuevo, pero su concepto o filosofía, es algo muy antiguo. Tan antiguo como el ciclismo mismo.

El ciclismo, como deporte y aventura podemos decir que nació entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Es en este periodo cuando se forja la épica y la leyenda. En aquel periodo las carreteras eran de grava y tierra y los pasos de montaña eran caminos de piedras y con bastante más nieve que ahora. La gente era más pobre, no había tantos avances médicos, ni dietas, ni gps, ni WiFi… ¡ni nada!. ¿Y las bicis? Pues las que había eran muy rudimentarias y pesadas. Bueno, todo esto ya lo sabemos y hay mucha literatura al respecto. La cuestión es que estos pioneros, practicaban gravel, pero se llamaba ciclismo, punto. Y este ciclismo épico, era una absoluta salvajada y una aventura con mayúsculas que en aquellos tiempos era una actividad como la escalada y el alpinismo, que paralelamente vivían parecidas circustancias en cuanto a filosofía y materiales. La balanza pesaba más en el lado de la aventura que en el lado del «puro deporte».

Hoy día, si te dejas llevar exclusivamente por las directrices del mercado, encontrarás el gravel como una disciplina nueva, cuando ya hemos visto que no es más que una vuelta a los orígenes. Lo que si es una obviedad es que está pegando muy fuerte y eso es algo enormemente positivo ya que surgen y se mejoran bicicletas y materiales específicos, pensados para andar por carretera, pistas y caminos, como hacían los antiguos pioneros, pero con la última tecnología.

Ahora bien, si miramos hacia atrás unos años, somos miles lxs ciclistas que toda la vida hemos hecho gravel, pero con las bicis que teníamos a mano. A veces con la de carretera y a veces con la de montaña. ¿Cuántas veces te has aventurado por viejas carreteras quebradas y caminos, haciendo rutas largas (o cortas) y viajes de varios días? Seguro que si llevas años en esto de los pedales, son muchos los kilómetros que llevas en las piernas haciendo cosas así. Pues queridx amigx, esto es el gravel. Ni mas, ni menos. Alguien me podría decir ahora, que acabo de describir el cicloturismo. ¡Pues también!. Y aquí hay otra palabra que escucharás mucho: bikepacking, o lo que es lo mismo, viajar ligero. Una «nueva» tendencia, que en realidad es tan antigua como el ciclismo. No voy a hablar ahora sobre esto, ya que daría para otro artículo. Solamente decir que es una forma ideal de viajar con una bici gravel y en términos ciclosóficos estamos de la mano también del cicloturismo, pero todo esto es otra historia de la que ya hablaremos otro día.

Esta «nueva» moda, o modalidad, no es más que una filosofía, o una forma de estar en el ciclismo. Y eso queda patente también en la enorme variedad de bicis que se consideran de gravel, sin existir hoy día unas características muy cerradas, ya que aunque los fabricantes necesitan segmentar sus productos, todavía es difícil acotar tanto con la gente gravelera. Hay bicis que se hacen más equilibradas entre «tierra-asfalto», otras más cañeras tipo «monstercross», otras que se acercan al «touring clásico» y a todas se las consideran bicis de gravel. Esto es genial ya que cada persona puede encontrar una bici adecuada para su forma de rodar, dentro de esta filosofía ciclista de «mas aventura, menos deporte». El futuro es siempre un misterio, pero personalmente me gustaría que no ocurra como con el mountain bike, el cual se ha ido ultraespecificando con el paso de los años, creando «nuevas sectas» de ciclistas (aunque esto es otra historia…). A pesar de todo nos encontramos en un buen momento para renovar bicicleta y otros materiales, aunque no es imprescindible y como se suele decir, la mejor bici para vivir aventuras es la que ya tienes.

Esto del ciclismo tiene un montón de variantes y hay para todos los gustos. Posiblemente te gusten y practiques diferentes modalidades, pero si también sigues esta vertiente menos competitiva y mas aventurera, eres «de gravel», aunque no tengas una bici específica de las que salen ahora. El gravel no es una bici, es una forma de sentir el ciclismo, y para mi es, con todas las letras y en mayúsculas: L I B E R T A D.

Adri

Amante de las bicicletas desde hace más de 20 años. Aficionado al btt, el ciclismo de carretera y los viajes en bicicleta. Defensor de la bici como medio de transporte en las ciudades.

EL ROLLO DE LAS COOKIES: Este sitio web utiliza cookies y la ley nos obliga a avisarte de ello. Si sigues navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
Close
Close